Recordando nuestro plato preferido durante la infancia

Esta es una de las recetas con las que hemos crecido muchas personas de mi generación. Un clásico de los menús en casa, ya que las madres se saben todos los trucos para que sus hijos coman la comida preparada sin rechistar. En ESTE video te cuento cual era mi plato preferido! Imaginad este pastel de carne con su puré de patatas, un relleno de carne picada muy sabroso y para rematar un poco de queso para darle ese toque gratinado tan rico en el horno.

Esta combinación es un valor seguro para triunfar en la mesa, tanto con niños como con adultos. Esta elaboración en concreto procede de la gastronomía anglosajona, donde recibe el nombre de “Cottage Pie” (pastel rústico). Una receta muy popular desde el siglo XVIII en Inglaterra.

Con este pastel la gente más humilde aprovechaba los restos de carne, acompañándolos de un puré de patatas. Hasta un siglo después, en 1877, no consta como una receta propiamente dicha. Con la emigración a Estados Unidos esta y otras muchas recetas viajaron hasta el otro lado del Atlántico, donde se han hecho también muy populares. En muchos países de Latinoamérica es una receta presente en la mayoría de hogares, donde se le conoce por “pastel de papa”.

PREPARACIÓN DE PURÉ DE PATATA
Comenzamos por cocer las patatas con piel (para que no absorban más agua), hasta que las pinchemos y comprobemos que están en su punto. Las retiramos del agua y reservamos. Necesitamos que se atemperen para retirarles la piel sin quemarnos, con unos 5-6 minutos es más que suficiente, la piel se desprenderá con facilidad.

Troceamos las patatas en dados, salpimentamos al gusto y las machacamos con la ayuda de un tenedor. Queremos obtener un puré de patatas homogéneo, sin grumos.
Podéis usar también algún utensilio para machacar la patata. Si queréis un puré más suave se puede añadir un par de cucharadas de mantequilla, mezclándolas muy bien con el puré, así os quedará más cremoso. Reservamos.

PREPARACIÓN DEL PASTEL DE CARNE INGLÉS
Pelamos los ajos y los picamos finamente. Lavamos las zanahorias y las cortamos en rodajas finas. Pelamos las cebollas y las picamos en juliana pequeña.
En una sartén grande vertemos aceite de oliva y a fuego medio vamos sofriendo el ajo picado. Añadimos la zanahoria y la cebolla, salamos al gusto, mezclamos y dejamos pochar durante 10 minutos a fuego medio. Salpimentamos la carne picada y la añadimos a la sartén. Con la ayuda de una cuchara de madera mezclamos con las verduras y vamos desmenuzando algún trozo de mayor tamaño.

Cuando vaya tomando color la carne añadimos un cuarto de vaso de vino (blanco o tinto, al gusto). Otros 10 minutos y el vino estará reducido. Es ahora el turno del tomate frito, lo vertemos y removemos bien. Os recomiendo usar uno que sea casero, o en su defecto de buena calidad. Bajamos a fuego bajo y dejamos cocinar aproximadamente otros 15 minutos, para que vaya reduciendo y espesando la salsa.
Elegimos una fuente de horno que tenga algo de altura (5-6 cm. por lo menos). Vamos a hacer un montaje de varias capas con el puré y la carne picada.

Precalentamos el horno 5 minutos a 200º C.
Echamos un poco de salsa de tomate casera de la sartén y la extendemos por la base de la fuente. De esta manera evitaremos que se nos pegue la primera capa de puré. Añadimos la mitad del puré de patata y extendemos uniformemente por toda la superficie de la fuente. Echamos ahora el relleno de carne picada, repartimos y a continuación hacemos la capa superior con el puré de patata restante.

Rallamos lo más fino posible nuestro queso preferido. Espolvoreamos la superficie de patata con el queso rallado. Se puede sustituir por el queso que más os guste, pero que sea un poco curado, de similares características al parmesano, importante que se pueda rallar y gratinar.
Colocamos la fuente en la bandeja central del horno y cocinamos 10 minutos a 200º C, con la función calor “arriba y abajo”. Pasado el tiempo, activamos la función grill para que se gratine finalmente el queso durante 5 minutos más. El tiempo total en el horno será de 15 minutos.
Al retirarlo del horno tenemos que dejar reposar unos minutos, para que asiente el pastel de carne y sea más sencillo servir las raciones. Si está demasiado caliente, se deshará al intentar cortarlo y servirlo.

Comenta con Facebook