El viaje de los abuelos

El viaje de los abuelos a una tierra muy lejana

Así como los Estados Unidos, Australia y otras naciones, Argentina ha sido poblada por la inmigración. En contraste con los otros países latinoamericanos, aquí los ciudadanos de origen Europeo constituyen la mayoría de los habitantes. El viaje de los abuelos comienza en tierras muy lejanas del Rio de La Plata! Esto se debe a los más de 9 millones inmigrantes que llegaron desde principios de los años setenta del siglo XIX, hasta la segunda guerra mundial, alternando olas más o menos intensas.

Desde 1853 Argentina inicia a poblarse de inmigrantes

Desde 1853 la Constitución Argentina contempla la necesidad de poblar el país y de destinar los beneficios de la libertad y los derechos civiles a todos aquellos que deseaban habitar el suelo argentino. Ya en 1878 los diarios «la nación» y «la prensa» describen las llegadas masivas, casi 1200 personas al día! Fueron recolectados provisionalmente en el hotel de emigrantes del puerto de Buenos Aires, esperando ser distribuidos hacia el interior del país.

El viaje de los abuelos fue todo menos que placentero

Los periódicos argentinos señalaron la llegada de los italianos, sin especificar la región, cuando los oyeron hablar un idioma diferente, como en el caso de Friulano, creyeron que eran rusos o alemanes, aunque escribian de Udine. Un diario de Córdoba después de unos días de la publicación de un artículo sobre la llegada de un contingente rectifica la información: «no son rusos, alemanes – escribe – los que han llegado hace días en nuestro país, pero italianos, italianos del este. Sacrificios enormes; Son las personas que han hecho dos meses de viaje y que han sufrido las peores enfermedades en el buque».

Iniciando a poblar la Patagonia

Cuando el viaje de los abuelos llego a su fin luego de soportar casi dos meses infernales, surgieron otras dificultades. Las dificultades climáticas en la Patagonia y la amenaza de los indios, que golpearon regiones grandes en la frontera con Paraguay, habían impedido establecimientos duraderos y substanciales. Los nuevos pobladores se sintieron incómodos en el nuevo escenario, sin embargo, poco a poco, se adaptaron y surgieron colonias agrícolas apoyadas por el gobierno local, entre las que destacan resistencia, Presidente Avellaneda, Reconquista, Caroya. Todas hoy ciudades bien desarrolladas, algunas de ellas capitales provinciales, donde la lengua Friulana es de uso común.

El pueblo de Italia que quedo despoblado

Con la llegada del nuevo siglo los numerosos inmigrantes permanecen en las ciudades para realizar diferentes oficios. La gran comunidad friulana llegó a estas tierras tras el desplazamiento de familias y parientes, con el consiguiente vaciamiento de los países de origen, también era común que, los que estaban en el extranjero, tendían a buscar sus paisanos. (baste pensar que en el Hospital Italiano de Buenos Aires entre 1920 y 1930 trabajaban 291 Friulanos, de los cuales 154 originarios de Pantianicco (Udine).

Además de este hospital los Pantianicchesi estaban también presentes en otros 89 hospitales, tal es así que los inmigrantes originales, luego llamaron muchos otros, llegaron hasta 468, dejando su pueblo casi despoblado.) Incluso hoy en día se encuentran a menudo y mantienen los lazos con la tierra de origen muy rápidamente.

Este ejemplo demuestra cómo se reconstituyen las pequeñas comunidades, incluso no en un entorno agrícola, en una homogeneidad de actividad y vida; Además, tantas reuniones fueron promovidas y tan frecuentes que era necesario crear un lugar para estar. Así nació el afamado Furlano de Buenos Aires y otros salones y recintos de emigración que todavía operan en toda la República.

Comenta con Facebook